Reflexiones sobre la economía colaborativa

Todo el mundo habla de la Economía Colaborativa (EC), pero ahí se mezclan tantas cosas… Personas colaborando para crear valor, o para intercambiar valor, a veces sin actividad económica de por medio. ¿Qué pasa si yo te cambio una hora de clases de Excel por una hora de clases de cocina…? Tú me enseñas y yo te enseño.

Personas poniendo en valor su patrimonio tangible o intangible. Puedes compartir tu casa con un turista a través de AirBnB, o puedes acudir a un Banco de Tiempo para rentabilizar tus conocimientos de pintura, informática, idiomas, cocina, bricolage, etc, etc, etc… O tal vez avisas a tus conocidos antes de hacer una compra internacional por si quieren agruparse contigo para compartir costes de envío… O tal vez acudes a Wallapop para intercambiar cosas que ya no usas…

Entre los argumentos de ventas de los nuevos coches Tesla se habla de que puedes alquilar tu coche a otros usuarios en los ratos en que no lo usas (que es la mayoría del tiempo) y se propone este alquiler como una manera de equilibrar los costes de adquisición. Me parece algo novedoso y que nos lleva a un auténtico cambio de paradigma.

No tengo dudas de que la EC ha venido a ayudarnos a dar un salto cuántico en nuestra manera de relacionarnos con el valor a todos los niveles. Esto va a cambiarlo todo.

Sin comentarios

Postear un Comentario