PROFESOR DISRUPTIVO

Un profesor no, un “facilitador de aprendizaje”

Siempre fui el típico niño que daba clases de refuerzo a niños de cursos inferiores, así que casi puede decirse que llevo en la enseñanza toda mi vida, literalmente. En mi etapa adulta he impartido o imparto clases de marketing, creatividad o innovación, ocasionales o estables, en diversas instituciones de todo el país: ESADE Business School, Lasalle (Madrid), Deusto (Bilbao), Loyola Leadership School (Sevilla) e INEDE (Valencia). Desde estudiantes universitarios hasta directivos cursando MBA, en el aula suelo tener participantes de todo el mundo, por lo que un importante porcentaje de mis sesiones son en inglés.

En el aula no me presento como el Profesor, sino como su “facilitador de aprendizaje” y les digo que no les considero estudiantes, sino un “equipo de aprendizaje”.  Trato de cambiar el modelo pedagógico, hago mil experimentos didácticos en el aula, trato de ver cómo podemos aprovechar la tecnología y las redes sociales para involucrar a los participantes y siempre intento transformarles, impactarles, y hacer que disfruten de la materia de análisis. Yo soy de los que piensan que “la letra entra mejor con risas que con sangre”. Por supuesto que creo en el esfuerzo, pero sobretodo creo en dejar a los participantes espacio para su creatividad y su curiosidad. Para mi esos son los principales ingredientes para el crecimiento de alguien que se está formando en una materia: CURIOSIDAD + ESFUERZO + CREATIVIDAD.

Actualmente estoy escribiendo un libro sobre enseñanza disruptiva, donde comparto mis reflexiones y mis experiencias y experimentos didácticos de los últimos años.

A veces toco con mis alumnos en la Campus Party. Por algo soy “el profe rockero”. Puedes ver eso en el vídeo a la derecha de este texto…